Cómo prevenir o reducir varices: beneficios del drenaje linfático

¿Cómo prevenir o reducir varices?: beneficios del drenaje linfático

Somos muchos quienes nos preocupamos por prevenir las varices: las mujeres en general, quienes debemos pasar por trabajo muchas horas en pie pero sin caminar y todo aquel que sufra de problemas de circulación periférica.

Las varices de las piernas y su tratamiento pueden variar desde unas cómodas sesiones en un centro de estética o en un spa hasta verdaderas cirugías. Lo que determina el nivel de agresividad o no del tratamiento es el grado en el que se encuentran las varices, de ahí que los que tenemos muchas posibilidades de sufrirlas nos centremos en la prevención. Vamos a ver cómo evitar las varices y cuáles son los mejores tratamientos en las etapas iniciales e intermedias.

 

 

¿Por qué salen varices en las piernas?

Las varices se deben a un problema en el retorno venoso, que afecta a su vez al drenaje linfático, dificultándolo. Ambos problemas se manifiestan con mayor intensidad en las piernas, donde el bombeo del corazón debe ser capaz de retornar la sangre desde los tobillos hasta el corazón. Para facilitar esta labor, las venas tienen en su cara interna unas protrusiones que ayudan a dificultar que la sangre circule en sentido contrario al debido, pero no son infalibles.

El sistema circulatorio sirve de impulso al sistema linfático, que discurre de manera más o menos paralela. Si el primero falla el segundo también. La consecuencia es que es fácil que en las piernas haya problemas de retorno sanguíneo y linfático.

A nivel vascular, las venas se van dilatando al verse sometidas a una presión interna superior a lo normal, y se vuelven visibles, incluso abultadas. Por si fuera poco, estas venas visibles o abultadas, que no son otra cosa que varices, cursan con dolor, sensación de pesadez y, en ocasiones, picores. En los casos en los que no se pone un tratamiento a las varices puede suceder que alguna llegue a romperse, causando un hematoma interno que debe ser tratado.

Pero lo habitual es que las molestias que acompañan a las varices nos lleven a buscar soluciones mucho antes.

 

 

Consejos para prevenir las varices

La buena noticia es que las varices se pueden prevenir en gran medida, en especial las de las piernas.

Si nuestro trabajo nos obliga a pasar horas en pie sin movernos, es probable que sintamos las piernas cansadas o doloridas al terminar la jornada laboral. Esta sensación será mayor si sufrimos de sobrepeso. Intentar mantener un peso saludable y mover las piernas aunque sea con simples paseos ayuda a mejorar la circulación venosa en ellas y, de esta manera, a prevenir las varices.

Pero hay otras cosas que podemos hacer. Se conocen como remedios para las varices porque forman parte de la sabiduría popular de nuestros antepasados. Nos referimos a colocar las piernas en alto antes de dormir, un poco por encima del nivel del tronco cuando estamos recostados, y a las duchas en piernas y pies con agua fría. Ambos remedios caseros mejoran el drenaje linfático y el retorno venoso.

 

 

Beneficios del drenaje linfático para evitar o reducir las varices

El masaje conocido como drenaje linfático o cualquier variante que consiga el mismo efecto, como puede ser la presoterapia, consigue que el líquido acumulado porque las venas de las piernas se van dilatando se movilice, con lo que se reduce el edema de forma notable. La reducción del edema o hinchazón, alivia las dificultades con las que se encuentran las venas para cumplir bien con su función y rompen el círculo vicioso de que un factor empeora al otro.

El resultado es una mejora en las varices incipientes y, por supuesto, la prevención en todas aquellas personas que ya comienzan a sentir pesadez de piernas u otros síntomas aunque todavía no existan varices visibles (puede haber alguna a nivel interno).

 

 

¿En qué consiste el drenaje linfático?

El drenaje linfático es un tipo de masaje, manual o realizado con aparatología, que empuja con suavidad las acumulaciones de linfa hacia el tronco, pues el trayecto de la linfa desde el tronco hacia los extremos de las extremidades no se encuentra con dificultades debidas a la física, por lo general.

Se puede aplicar en piernas, pies y tobillos. Incluso hay versiones de este masaje que son realizadas por fisioterapeutas para aliviar las molestias de algunos esguinces complicados y acelerar un poco la recuperación.

Las varices no se forman de un día para otro y comienzan siendo un problema estético asociado a algunas molestias pasajeras. Pero las causas de las varices tienden a tener mayores efectos cuanto más avanzado está el cuadro, por lo que lo mejor para evitar dolores y posibles cirugías es tratarlas antes de que aparezcan, cuidando de tener una buena circulación periférica con ejercicios y/o masajes y un correcto drenaje linfático.

¿Quiere una valoración gratuita?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button
Share This