La Fiebre

La fiebre

 

El sistema inmunológico es el mecanismo de defensa del cuerpo para combatir las enfermedades e infecciones.

 

Nuestro cuerpo va a tratar de incrementar su temperatura corporal como mecanismo de respuesta ante una célula dañina.

 

La fiebre, por tanto, no es más que un signo de defensa del cuerpo ante el ataque de un patógeno (por ejemplo un virus), es decir, es un aumento de la temperatura que sucede como defensa del cuerpo para protegernos.

 

Bloquear la fiebre es erróneo, sobretodo en personas adultas. Lo más indicado en condiciones normales, es meterse en la cama y esperar a que pase la fiebre, dentro de lo que seamos capaces de tolerar.

 

Algo que sí podemos hacer, es darnos un baño de agua fría, pero siempre sin utilizar medicamentos que bloqueen la subida de temperatura. Dejando que la fiebre actúe hacemos que nuestro cuerpo sea mucho más eficiente a nivel inmunitario.

 

Si nuestro sistema inmunológico está dañado, seremos más propensos a padecer ciertas enfermedades e infecciones que pondrán en riesgo nuestra salud en mayor o menor medida.

 

Estos son algunos de los hábitos que dañan el sistema inmunológico:

 

  • Dieta pobre, con exceso de azúcar y otros edulcorantes artificiales.
  • Obesidad.
  • Estrés. Produce cortisol, que suprime el sistema inmune.
  • Falta de sueño. Lo correcto son alrededor de unas 7-8 horas de sueño.
  • Tabaco. Sus productos químicos (especialmente la nicotina) debilitan y suprimen el sistema inmunológico.
  • Alcohol en exceso.
  • Falta de actividad física. El ejercicio físico suave/moderado produce cambios favorables en nuestro cuerpo.
  • Uso excesivo de antibióticos.
  • Demasiada o muy poca higiene.
  • Exceso de cafeína, que estimula el sistema nervioso y por tanto los niveles de estrés (producción de cortisol).

Las deficiencias nutricionales pueden comprometer la inmunidad, lo que aumenta el riesgo de infecciones. Estos son algunos alimentos que nos ayudarán a mantener un sistema inmunológico fuerte:

 

  • Ajo. Contiene poderosos antibióticos y antivirales naturales.
  • Miel. Grandes propiedades antioxidantes y antimicrobianas y antibacterianas.
  • Jengibre. Poder antioxidante, antimicrobianas, antisépticas, antibióticas y antiinflamatorias.
  • Té verde. Con propiedades antioxidantes. Es la mejor bebida para estimular el sistema inmunológico, ya que evita que los virus se multipliquen.
  • Naranjas. Gran contenido de vitamina C un poderoso antioxidante que promueve la producción de glóbulos blancos, vitamina A, vitamina B9 y cobre.
  • Boniatos. Un gran antioxidante con vitamina A, además de ayudar en la regulación del azúcar en sangre, y aliviar el estreñimiento.
  • Sopa de pollo. Fuerte dosis de proteínas, vitaminas del complejo B, calcio, magnesio y zinc, que ayuda a combatir los resfriados.
  • Pimienta de cayena o pimienta roja. Ayuda a eliminar toxinas y favorece la digestión, tiene una fabulosa acción como calmante del dolor).
  • Setas. Grandes propiedades antioxidantes.

 

 

 

¿Quiere una valoración gratuita?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
A %d blogueros les gusta esto: