La Fisioterapia en el Post-Parto

La Fisioterapia en el Post-Parto

El suelo pélvico está formado por un conjunto de músculos y membranas que cierran la parte inferior del abdomen, ejerciendo de apoyo para la vejiga, el aparato genital y el recto. 

 

El embarazo y el parto son dos factores de riesgo importantes en las afectaciones uroginecológicas, las cuales afectan al menos a un tercio de las mujeres adultas. Durante el parto el suelo pélvico se somete a un estiramiento excesivo de estructuras musculares, nerviosas y fasciales. Dichas estructuras se encuentran débiles por el mecanismo producido de compresión-distensión. 

 

Factores de riesgo de daño del suelo pélvico durante el parto: 

  • Tipo de parto: Instrumental Fórceps (Mayor lesión perineal); De nalgas. 
  • Episiotomías. 
  • Partos con expulsivos demasiado prologados desde la completa dilatación. 
  • Elevado peso fetal. 
  • Maniobra de Kristeller (empuje desde el abdomen). Prohibida por la OMS. 
  • Realizar empujes en apnea (aguantando la respiración, que aumenta presión intraabdominal). 
  • Postura inadecuada durante el expulsivo. 
  • Embarazo múltiple. 

 

Las disfunciones derivan de los órganos que sostiene, en la medida que la debilidad o alteraciones de estos músculos ocasionan modificaciones posicionales de los elementos que contiene. Es imprescindible realizar una valoración minuciosa y tratamiento pasada la cuarentena, ya que si no son recuperados a tiempo puede ser causa de disfunciones como: 

  • Prolapsos genitales: A causa del debilitamiento de las estructuras de sostén del suelo pélvico, la vejiga, el útero y el recto pueden protuir a través de la vagina ocasionando molestias, sensación de peso, bulto, molestias en las relaciones sexuales y alteraciones en la mucosa. 
  • Incontinencia urinaria: Genera importantes consecuencias sociales y psicológicas a las personas que lo padecen puesto que disminuye la calidad de vida al encontrarse dependientes de las pérdidas de orina. 
  • Incontinencia fecal: Se corresponde a la pérdida involuntaria de gases y/o heces, es más frecuente en mujeres multíparas y en adultos mayores de 65 años. 
  • Disfunciones sexuales: Molestias, pérdida de sensibilidad o del orgasmo. 

 

Para evitar esto es necesario identificar posibles alteraciones y devolver la funcionalidad del suelo pélvico, fortaleciendo la musculatura implicada. El tratamiento irá enfocado a la etapa de recuperación y a lo observado en la exploración física y diagnóstico. A grandes rasgos las pautas principales será reeducar la consciencia de la musculatura, enseñanza de contracciones  de forma correcta, realizar un entrenamiento adecuado del suelo pélvico y musculatura complementaria que mejore la micción, colocación de los órganos, disminuya las molestias y otras consecuencias del embarazo como la diástasis y tono abdominal. 

 

 

¿Quiere una valoración gratuita?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This
A %d blogueros les gusta esto: